CAMBIO CLIMATICO: Groenlandia perdió casi totalmente su capa de hielo varios días en Julio

Santiago de Chile, 24 jul (EFE).- Un grupo de científicos chilenos participa en una investigación que se replicará en Australia y España para analizar los efectos del cambio climático en la viticultura, según informaron hoy a Efe sus responsables.

Se trata del proyecto "Viñedo del Futuro", que en Chile lidera Samuel Ortega, director del Centro de Investigación y Transferencia en Riego y Agroclimatología de la Universidad de Talca.

La investigación se realizará también en Australia a través de la Universidad de Adelaida y en España, con la colaboración de la Universidad de La Rioja (norte).

Los expertos usarán tecnología de última generación para medir los parámetros de las vides y observar los efectos en las plantas de algunos escenarios habituales del cambio climático, como las altas temperaturas o la escasez de agua.

"Mediremos todo lo que esté ocurriendo en la planta, para entender cómo las altas temperaturas o los cambios de clima afectan el crecimiento, el rendimiento y la calidad de las vides", explicó el profesor Samuel Ortega a Efe.

En Chile, el proyecto se llevará a cabo a partir del mes de agosto en una parcela de cinco hectáreas de la viña Terranoble, en el Valle del Maule, unos 250 kilómetros al sur de Santiago.

Los científicos instalarán sensores, cámaras infrarrojas, medidores de flujo de savia y del suelo, e incluso usarán pequeños aviones no tripulados -los llamados "drones"- para obtener imágenes.

También utilizarán máquinas que permiten medir la cantidad de agua de las plantas y el estado de maduración de la uva, señaló Ortega.

Los expertos aprovecharán que algunas zonas de Chile y Australia sufren en la actualidad los efectos del cambio climático, y podrán también simular microclimas con condiciones más extremas.

Ortega señaló que realizar el proyecto en tres países permitirá identificar patrones comunes del efecto del cambio en el clima y trabajar de forma preventiva en posibles soluciones.

En Australia, por ejemplo, se ha observado un aumento de las temperaturas nocturnas, lo que incrementa el grado de alcohol de los vinos.

También se han elevado los termómetros en Chile, algo que puede poner en jaque los prestigiosos caldos tintos de este país suramericano, que necesitan una enorme oscilación térmica entre el día y la noche.

"La zona central de Chile dejará de ser buena para producir vinos tintos y nos vamos a ir desplazando hacia el sur", apuntó Ortega.

Regiones más frías y más lluviosas del sur de Chile, como el Biobío, la Araucanía e incluso Los Lagos, podrían convertirse en los nuevos polos vitivinícolas del país, agregó.

El experto de la Universidad de Talca recomendó a los productores de vino que empiecen a probar variedades de uva y nuevas zonas de cultivo para hacer frente al "complejo" futuro de la industria. EFE

Tomado de:Univisión