Cambio climático es un tema de urgencia en RD

UN ESTUDIO REVELÓ LAS PROVINCIAS QUE CORREN MÁS RIESGOS

La agricultura, el agua para el consumo humano, la energía eléctrica, el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap), los asentamientos humanos y el turismo son los sectores que corren más riesgo en el país a consecuencia del cambio climático.

República Dominicana, a causa de que es un país insular, está expuesta a sufrir los efectos previstos del cambio climático y estos rubros son considerados como prioritarios, ya que están sujetos a daños graves que deben ser tratados con carácter de urgencia.

Así lo plantea el estudio “Programa de Protección Ambiental” realizado por el Instituto Dominicano de Desarrollo Integral (IDDI) con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y The Nature Conservancy (TNC).

En el informe que fue presentado a LISTÍN DIARIO por la coordinadora del proyecto del IDDI, Evaydee Pérez y la investigadora científica Michela Izzo, se justifica que el 60% de la población dominicana, de unos 10 millones de individuos, está concentrado en zonas urbanas en continua expansión y en su mayoría ubicadas en áreas costeras o en zonas de elevado riesgo de recibir los efectos de eventos meteorológicos extremos.

Según los resultados, el país está predestinado a los ciclones tropicales, eventos meteorológicos que se distinguen por la abundancia e intensidad de las precipitaciones y por los vientos y oleajes fuertes, explicaron.

Pérez e Isso manifestaron que el estudio arrojó que las provincias más vulnerables del país, con niveles de alto a muy alto, se encuentran Pedernales, Barohuco, San Pedro de Macorís, Barahona, Elías Piña, El Seibo y Santo Domingo.

Dijeron que a estas le siguen La Altagracia, San Pedro de Macorís, Monte Plata, Peravia. Monte Cristi y Valverde.

Indicaron que las provincias con menos vulnerabilidad, pero se les debe prestar atención, son Samaná, Duarte, La Vega y San José de Ocoa.

Destacaron que en el rubro de la agricultura se espera, sino se toman medidas necesarias, una sequía en las provincias de Elías Piña, Independencia, Pedernales y El Seibo, esto a causa de la baja capacidad de adaptación, tanto en términos de desarrollo humano de las poblacione, la carencia de sistema y la amplia difusión de cultivos en pendiente elevada.

Además, señalaron que la agricultura está propensa a inundaciones en las áreas ocupadas alrededor del Yaque del Norte y Sur, el Yuna y el Ozama y en las provincias Monte Cristi, Valverde, San Juan, Barahona, Bahoruco, Duarte, Azua, Peravia, Monte Plata y María Trinidad Sánchez.

Enfatizaron que a causa de los altos porcentajes de que sus poblaciones no cuentan con acceso a suministro de agua potable dentro de sus viviendas y a las debilidades del sistema de acueductos que no tienen calidad, las provincias de Barahona, Peravia, San Pedro de Macorís, La Romana, El Seibo y el Distrito Nacional se pueden ver con dificultad en el consumo de agua.

Mientras, explicaron que las provincias Santiago, Valverde, Bahoruco, Azua, Barahona y Peravia, son las más propensas al cambio climático y presentan un nivel de vulnerabilidad de alta a muy alta por los asentamientos humanos que allí conviven.

A estas comunidades les sigue Puerto Plata, La Vega, Espaillat, La Altagracia, Monte Plata y Santo Domingo, indicaron.

Energía
Pérez e Isso explicaron que un porcentaje reducido de abastecimiento de fuentes de energía renovable, número reducido de horas con electricidad y altos consumos energéticos provocaran que Santo Domingo, el Distrito Nacional, Santiago, San Cristóbal, Monte Plata, San Pedro de Macorís y Monseñor Nouel sean sensibles a los efectos del cambio climático.

Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP)
Manifestaron que un factor influyente en la caracterización de sensibilidad al cambio climático, según el estudio, es el porcentaje de áreas protegidas con actividades antrópicas, al cual se suma la proporción reducida de superficie protegida con gestión compartida.

Indicaron que las comunidades con más altos niveles de vulnerabilidad se encuentran ubicadas en diferentes zonas del país, principalmente en la costa, tales como: Montecristi y Valverde en el noroeste, Hermanas Mirabal en el norte. Pedernales y Barahona en el suroeste y La Altagracia en el Este.

  RECOMENDACIONES Y POSIBLES SOLUCIONES 
La coordinadora del proyecto del IDDI, Evaydee Pérez y la investigadora científica Michela Izzo, explicaron el primer paso para prevenir los posibles desastres ante un cambio climático es mejorar el sistema educativo nacional, elevando el nivel cultural y la conciencia de las personas.

Se debe preferir soluciones locales basadas en la participación de grupos comunitarios así como la descentralización tanto de la producción como de los consumos y servicios.

Indicaron que es indispensable fomentar modelos económicos alternativos, donde la reducción de los consumos no sea considerada un elemento de crisis del sistema productivo y social.

Señalaron que también es importante implementar acciones enfocadas en la reducción de causas de degradación del suelo.

Tomado de: Listin diario